¿Conoces las fases del miedo? ¿Qué sabes de la fobia? ¿Cómo superarlos?

“Dejamos de temer aquello que empezamos a conocer” (Madame Curie)

El miedo se alimenta de sí mismo y conocer cómo funciona nos proporciona los recursos para afrentarlo de una manera correcta. A medida que descubrimos el origen de nuestros miedos y trabajemos en ellos, estaremos listos para superarlos.

SON CUATRO LAS FASES EN LAS QUE EL MIEDO SE RETROALIMENTA:

1ª Gran imaginación: todo empieza cuando damos rienda suelta a nuestra mente.

Cuando estamos ante una determinada situación el miedo se activa a través de una imaginación exagerada. Nos imaginamos lo peor, se activan en nuestra mente pensamientos que nada tienen que ver con la realidad. Un ejemplo es cuando tenemos que hablar en público; aparecen esas voces en nuestra mente diciendo ¿Y si no me expreso correctamente? ¿Y si empiezo a sudar? ¿Y si me quedo sin voz? ¿Y….?

2ª Miedo: El miedo a lo desconocido es miedo a perder lo conocido.

Esa imaginación exagerada activa el miedo y ya ha empezado a crecer, se retroalimenta con el pensamiento creando un círculo que da vueltas en sí mismo, creando una percepción negativa y distorsionada de la realidad.

3ª Paraliza o acelera: 

El miedo nos paraliza cuando bloquea nuestro cuerpo y nos acelera cuando nos hace ir en la dirección opuesta a la que nos conviene ir.

Un ejemplo claro lo podemos ver en los animales cuando intentan cazar a su presa. ¿Por qué ruge el león? para generar dos reacciones en la víctima: la paraliza para comérsela o la hace huir en la dirección opuesta, hacia donde estarán las leonas esperando para comérsela.

4ª Recuerdo:

La imaginación exagerada activa el miedo, el miedo nos paraliza o acelera, y esa emoción se nos graba en nuestra mente creando “el primer recuerdo”. Cuando tengamos que volver a enfrentarnos a una situación similar se activará ese primer recuerdo y volvemos a entrar en el círculo vicioso.

¿QUÉ SUCEDE CON LAS FOBIAS?

El miedo se diferencia de la fobia en la intensidad con la que vivimos y experimentamos esa emoción. La fobia es un miedo persistente y excesivo, un miedo exagerado, y hace que evitemos o huyamos de situaciones concretas. Es una respuesta a emociones no sanadas que arrastramos desde hace tiempo. La persona que la sufre tratará de esconder sus emociones, de justificar sus conductas, de modificar el ambiente social con el fin de adaptarse mejor al mundo al que debe enfrentarse.

Desde pequeños todos hemos sentido miedo a algo y con el paso de los años ese sentimiento ha desaparecido o ha crecido. En éste último caso, es importante reconocer el miedo, afrontarlo y dejarlo atrás para sanar nuestra estima. Esos miedos harán que perdamos de vista todo lo nuevo y las oportunidades que nos surjan.

¿CÓMO SUPERARLOS?

“Cuando te sientas agobiado, escucha tu miedo, pregúntate qué necesitas para vencerlo y dátelo. De este modo irás consiguiendo generar recursos contra las amenazas y acallar así los miedos” (Margarita Rojas)

El miedo ofusca la mente y cada uno de nosotros tenemos el poder de frenar ese círculo vicioso. El desafío consiste en enfrentarnos a los miedos, asumirlos y determinar si nos derribarán o nos fortalecerán para hacerles frente. Avanzar y sanar dependerá de nuestra decisión. Hay mucho poder en la decisión. Comienza por decidir que nada te impida vivir con todo tu potencial. Descubre la raíz de la fobia en tu vida y llega al fondo de tus emociones, aunque te cause dolor. Conócelas y siéntelas. Si no puedes hacerlo solo, pide ayuda. Es posible ser libre y la libertad siempre empieza por una decisión.

Técnicas sencillas para romper el círculo del miedo:

  • Reconocer que tenemos miedo, expresarlo y hablar de todo aquello que nos despierta temor. Los síntomas del miedo crecen cuando vivimos refugiados en el miedo, pensando sólo en nosotros mismos y en nuestros temores por lo que es importante compartirlo con otras personas.
  • Aprender a mirar al miedo a los ojos, mirarlo de frente en vez de taparlo porque si huimos nos acompañará de por vida. Es importante hacernos amigos del miedo para no convertirnos en esclavos de él. “Cuanto más pensamos en una cosa, más pasará a formar parte de nuestra realidad”.
  • Confiar en nosotros mismos. Es importante evaluar nuestras capacidades y las circunstancias. Si tenemos en cuenta nuestros puntos fuertes y la situación a la que nos enfrentamos, crecerá la autoconfianza e influirá en la forma de afrontar los miedos.
  • Usar la imaginación de manera positiva, alimentarnos de pensamientos sanos, positivos, de esperanza, de alegría y visualizar aquellas cosas que queremos lograr en la vida.
  • Generar pensamientos de acción. Es decir, podemos elaborar una lista de los miedos que nos produce una situación, escribir lo peor que podría suceder y cómo podríamos resolver esa situación.  Se trata de elaborar un plan de acción, de elaborar pensamientos de solución.
  • Creer en nosotros mismos y darnos amor. El amor sólo te lo puedes dar tú mismo. Es importante darnos tiempo y tratarnos bien, sin presión, sin pretender ser valientes para solucionarlo en un sólo día.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s